REFLEXIONANDO DESDE MI CURUL…por Zunilda Fondeur: estafa o Abuso de Confianza

Por Zunilda Mercedes Fondeur

REFLEXIONANDO DESDE MI CURUL…Solicito a los lectores de www.ContigoNews.com y a mis asociados de Face Book y a todo quien tenga la oportunidad de leer el siguiente trabajo del colega Olivo De León, que relata su propia experiencia y añado que además de los bancos, hay que ser cuidadoso al hacer préstamos a amistades y hasta familiares, quienes personalmente pudieran tener buena fe, pero que podrían estar siendo manipulados o quizás perezcan antes de cumplir los acuerdos y los herederos no mantengan el nivel de respeto con el compromiso contraído por el original propietario y los testados no honren los acuerdos de la manera que lo haría el contrayente.

SANTO DOMINGO. – Mi nombre es Olivo De León, de profesión periodista. Me siento estafado por el Banco Popular y después de pensarlo bien decidí hacer pública la sustracción, despojo, abuso de poder, abuso de confianza, robo o como se le quiera llamar al acto de apoderarse de lo ajeno de que fui objeto por parte de esa institución financiera, que sustrajo 230.51 dólares de mi cuenta sin mi consentimiento.

Tenía dos cuentas en dólares en ese banco y recientemente una revisión rápida de mi tarjeta, me llevó a darme cuenta que cada cierto tiempo me hacían descuentos de 20, 10, seis, tres, de cuatro y cinco centavos de dólares, sumando de un tiempo acá 211.08 de descuento.

Me dirigí al departamento de servicios al cliente y no supieron darme una explicación, al final me dijo una chica que podía ser que me descontaran porque una de las cuentas no tenía fondos.

Ese mismo día agoté turno para cerrar las cuentas y retirar los ahorros que tenía en una de ellas, pero debido a que era muy tarde y tenía compromisos, sólo cerré la que no tenía fondos, procediendo al pago de 9.43 dólares que me dijeron debía pagar.

Al día siguiente fui el banco a retirar los fondos y cerrar la cuenta. Me dijeron que estaba cerrada y me descontaron diez dólares más del monto que debían entregarme. Protesté por ese descuento abusivo sólo por no haber hecho el retiro el día anterior, incluso me negaron el derecho de recibirme una reclamación bajo el argumento de que ya mi cuenta se había cerrado. Con ese descuento sumaron 230.51 dólares sustraídos por el Banco a mi cuenta, que al precio actual de la moneda extranjera equivalen a RD$11,308.82.

Revisé un tarifario de cuentas de ahorro que me dieron el día anterior, para ver si el nuevo descuento entraba en algunos de los renglones de cargos que figuran en el mismo, pero no entraba. De manera que todo parece indicar que se trataba del último zarpazo injustificado a mis ahorros.

Ahí mismo tomé la decisión de consultar un abogado para ver si procedía enviarle un acto de alguacil y formularle un sometimiento al banco, y en eso estoy. Espero sus sugerencias para proceder en consecuencias. Adopté esa decisión por la indignación que me produjo el acto final del banco, de al ver que procedía a cerrar mis cuentas, me descontó los últimos diez dólares, como si no le bastara la sustracción de los 220.51 que ya me habían descontado.

Lo bueno de todo esto, es que hace tiempo fui a cerrar la cuenta que no tenía fondos, y el personal de servicios al cliente que me atendió me convenció de dejarla abierta, con una serie de argumentos, entre ellos el hecho de que no me significaría ningún costo tenerla.

Era evidente que la intención era sacarme dinero, bajo una cláusula que desconocía. Quería cerrarla por entender que ya no la necesitaría, ya que la utilizaba cuando era secretario de Administración y Finanzas de la Federación de Periodistas de América Latina y El Caribe (FEPALC) y luego que ese cargo lo desempeñó Francisca Ramírez por varios años.

Hacemos pública esta experiencia para que los ahorrantes y los clientes de los bancos, revisen sus cuentas periódicamente, de manera que puedan actuar a tiempo ante cualquier irregularidad que detecten.

 

271 Vistas
A %d blogueros les gusta esto: