Inmigrantes de Nueva York esperan un 2022 lleno de luchas, victorias y nuevos retos

ContigoNews.com enero 01, 2022.

El Año Nuevo acaba de llegar con la esperanza de que sean tiempos mejores, y el anhelo de una reforma migratoria y beneficios a trabajadores, pero activistas hispanos adviertes que habrá que levantar más la voz.

También quedan grandes triunfos, como la aprobación del Fondo de Trabajadores Excluidos que dio un respiro a miles de neoyorquinos sin papeles, la defensa a inquilinos para no ser desalojados de sus hogares, leyes que darán más protecciones a la comunidad inmigrante documentada e indocumentada que vive en Nueva York, y ante todo quedan esperanzas… esperanzas y más esperanzas, de que el nuevo año sea mejor, pero al mismo tiempo, la certeza clara de que habrá colinas más altas que escalar y obstáculos más duros que superar.

Ese es el sentir que comparten varios activistas e inmigrantes hispanos de la ciudad de Nueva York, quienes desde diferentes frentes de acción llevan años luchando para que trabajadores, familias y comunidades vulnerables de los cinco condados puedan tener vidas más dignas, donde la justicia, la igualdad y el acceso a más oportunidades estén rigiendo el camino.

La aprobación de proyectos de ley a nivel municipal, estatal y federal, más allá de los buenos deseos y las buenas vibras, parece ser la meta del 2022.

Así lo manifiesta Modesta Toribio, líder de la organización ‘Make the Road NY’ (MRNY), quien lleva años envuelta en la defensa de inmigrantes trabajadores, y quien asegura que aunque está optimista de que los tiempos que vienen serán mejores, también sabe que habrá que sacar más los dientes.

“Este 2022 lo recibimos ante todo con actitud positiva, y con la esperanza de que vamos a ganar más recursos para el Fondo de Trabajadores Excluídos que se quedaron sin recibir las ayudas, y que se apruebe la reforma migratoria, porque son dos cosas que necesitamos y por las que hemos esperado tanto tiempo”, aseguró la activista dominicana.

“Pero hay que estar claros en algo, podemos estar llenos de esperanza, pero entre más grande sea esa esperanza, más grande tiene que ser nuestra lucha. Este 2022 tenemos que luchar más fuerte para que dejen de jugar con nosotros. Ahora es el momento para no permitir que nos engañen más. Y a Biden hay que exigirle que cumpla sus compromisos con la comunidad indocumentada, porque no nos vamos a dejar vencer”.

Presión por la reforma migratoria

Yesenia Mata, de la organización La Colmena, de Staten Island, se sumó a ese sentir y mencionó que espera que la Ciudad y la nueva Administración Municipal trabajen más por el acceso de los latinos a servicios de salud en su propio idioma y que se haga una llave más fuerte con organizaciones comunitarias.

La defensora de la comunidad inmigrante además insistió en la urgencia de que aumente la presión a Washington para que la reforma migratoria no se quede nuevamente en el aire y en falsas promesas.

“Tenemos que luchar más para que aprueben una reforma migratoria que haga justicia con nuestra comunidad, que en medio de la pandemia fue la que sacó adelante a nuestro país y a nivel local y estatal esperamos que haya más apoyo en materia de viviendas, porque es mucha la necesidad que hay, y ayudas para aplicar y acceder a programas”.

Gustavo Ajche, líder del Movimiento Los Deliveristas Unidos, grupo que en el 2021 logró que el Concejo Municipal aprobara un paquete de leyes que mejorarán sus ingresos y dará protecciones para que las aplicaciones asuman mayor responsabilidad, decretó un 2022 con más brillo, pero también recalcó que no se puede bajar la guardia.

“Lo priomordial que esperamos con ansias para este año nuevo es que entre en vigor el paquete legislativo a favor de los delveristas, el 24 de enero, y seguir luchando por nuestro trato justo”, aseguró el activista guatemalteco.

“También ha sido bueno ver que la gobernadora Hochul acaba de pasar la ley de acceso a las bicicletas a todos los puentes de la ciudad de Nueva York, así que todo pinta para ser una mejor ciudad, más amigable con nosotros y con el medio ambiente, con la ilusión de que no nos penalicen ya tanto como ha ocurrido por años”, agregó el deliverista, advirtiendo con orgullo que la gran diferencia del nuevo año sin duda será que ya su gremio no es invisible.

Tobias Chaydez, quien se gana la vida en un restaurante de Manhattan como ayudante de mesero, asegura que su deseo para el año nuevo es sencillo: “que suban los salarios a los trabajadores que ganan propina”.

El joven, quien devenga solo $10 la hora, en vez de los $15 que ganan los trabajadores de salario mínimo en Nueva York, advierte que espera que el Estado apruebe la ley pague por igual a todos los empleados que ganen ingresos mínimos.

Vendedores callejeros piden fin a la injusticia

Eleodora Vivar, otro de los rostros que han sido protagonistas en la lucha por los derechos de grupos y comunidades marginadas en la ciudad de Nueva York, a sus 79 años elevó su voz para que el 2022 sea el año en que los líderes políticos cumplan a cabalidad lo que “han prometido” y acaben con la “perpetuidad” de injusticias como las que han sufrido sus colegas.

La activista mexicana, quien se desempeña como trabajadora ambulante, aseguró que no solamente está cruzando los dedos sino exigiendo a los mandatarios y legisladores locales y nacionales que den una muestra real de que están interesados en proteger a trabajadores e inmigrantes.

“Para este 2022 hemos lanzado una campaña para que se apruebe la legislación estatal para conseguir permisos y licencias para todos los vendedores ambulantes del Estado, y mis mejores deseos son para que esto se logre, porque no es justo esperar casi 40 años por un permiso”, comentó la vendedora.

“Hay muchos compañeros que han muerto con esa esperanza de un día tener su permiso y no lo lograron. Creo que cada ser humano es libre de decidir qué trabajo es el que puede y debe hacer y debe tener el derecho a una licencia para que los persigan”, agregó Eleodora.

“Como inmigrante le digo al señor Biden que me disculpe, pero él ofreció mucho y lo que está dando es nada, ni siquiera se logró un permiso temporal por cinco años y la posibilidad de renovarlo. Ojalá que este 2022 no mueran todas las propuestas y que no siga pasando como puede pasar con los jóvenes de DACA que no les dan legalización y seguramente cuando estén viejitos, como yo, les van a decir: ‘vete pa’l carajo porque ya no nos sirves para nada”.

Doña Eleodora concluyó asegurando que aunque su cuerpo ya haya empezado a protestar, ella va sacar más fuerzas para ver que el 2022 realmente pinte sonrisas de victorias en la comunidad inmigrante.

CNN

 

47 Vistas
A %d blogueros les gusta esto: