Feminicidio y Maculinicidio por Federico Pinales

ContigoNews.com enero 21, 2022

Por Federico Pinales

¿Luchemos contra el feminicidio y maculinicidio para cuándo?

Mientras a la violencia doméstica sólo se le vea una cara y el caso se siga tratando con paños tibios, cogiendo el rábano por las hojas y tratando el tema irresponsable y demagógicamente, no habrá solución y por el contrario se multiplicará.

Siempre he rechazado todas las variables de la violencia intrafamiliar, empezando por la de los padres y madres que abusan de sus poderes contra los hijos y otros miembros del entorno familiar, que es precisamente donde nace la agresividad verbal, física, económica y moral, que luego degenera, ya en su etapa más crítica, en separaciones, divorcio, golpizas y en el peor de los casos muertes físicas y o espirituales, las cuales no son necesariamente feminicidios.

Lo que pasa es que las estadísticas no registran los maculinicidios, porque los hombres, por cobardía, vergüenza o ignorancia no acuden a reportar los abusos contra ellos.

¿Por qué no lo hacen?, porque en la mayoría de los casos, hasta las instancias oficiales se burlan de ellos, provocando que los ignorantes, decidan, erróneamente, coger la justicia en sus manos.

Vamos a luchar juntos, honesta y sinceramente contra la violencia doméstica, para curar el mal en sus raíces.

Todo lo demás será pantalla, figureo, demagogia y echarle leñas al fuego.

Tengo dos hijas casadas a las cuales siempre orienté en el sentido de nunca abusar de los hombres, para evitar que ellos intenten abusar de ellas.

Nunca las toqué violentamente durante su niñé y mucho menos después de adultas, como tampoco lo hice con ninguna de las damas que compartieron intimidad conmigo, aunque algunas me llevaron al borde del desespero.

En cada caso preferí separarme o divorciarme, pero jamás tocarlas ni con el pétalo de una rosa.

Ahora bien, no todos los hombres son Federico Pinales, que cuando estaba a punto de perder los estribos respiraba hondo y decía:

Soy hijo de una mujer, hermano de 8 mujeres, con dos hijas y dos nietas. Además de una legión de amigas a las que amo, adoro admiro y respeto.

Esa reflexión espiritual me ayudó, en múltiples ocasiones a no cometer estupideces.

He apoyado tanto a las mujeres en su justa lucha, que cuando he manejado o he tenido incidencia en algún medio de comunicación, los he puesto, gratuitamente, a sus servicios, nunca pensando que estaba afilando cuchillos para mi garganta.

Mi padre, Juan Pinales, siempre me decía:” mi hijo, la mujer es el enemigo más íntimo del hombre, pero tú nunca podrás vivir sin ella, lo que tienes que hacer es, evitar que el filo de cuchillo no te llegue a la garganta”.

Al comprobar  el profundo sentido de ese consejo de mi progenitor, no me queda otra alternativa que reproducirlo, para que los hombres no se  dejen provocar y eviten verse envueltos en los despreciables feminicidios, a los cuales debemos  enfrentar seriamente, no solo llevando a las cárceles a sus autores, sino tratando de arrancar el mal desde sus raíces más profundas, con el  concurso de todos, hombres y mujeres conscientes, desprovistos de ambiciones politiqueras, buscadoras de cámaras y espacios publicitarios  con fines ulteriores.

107 Vistas
A %d blogueros les gusta esto: