ANÁLISIS | La medida de Biden sobre la marihuana podría cambiar vidas e impactar en las elecciones intermedias

ContigoNews.com octubre 8, 2022

Por Análisis De Stephen Collinson

El nuevo paso hacia la despenalización de la marihuana en EE.UU

(CNN) — Al conceder el indulto a los condenados por posesión de marihuana a nivel federal, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, está dando un paso histórico que probablemente será ampliamente popular y podría dar un fuerte impulso a los principales grupos demócratas a poco más de un mes de las elecciones intermedias.

La medida cambiaría la vida de miles de estadounidenses condenados por posesión de marihuana, especialmente si los gobernadores siguen el ejemplo del presidente.

Pero también se corre el riesgo de que los ataques de los republicanos, que tachan a los demócratas de ser poco severos con la delincuencia, se conviertan en un factor clave antes de las elecciones que podrían dar el control del Senado y de la Cámara de Representantes al Partido Republicano.

La medida del presidente es limitada, por ahora, y no es equivalente a una legalización de la droga, un tema que es central en algunas campañas este otoño boreal, incluida la del vicegobernador de Pensilvania, John Fetterman, cuya candidatura al Senado es la mejor oportunidad de los demócratas para cambiar un escaño y podría decidir el destino de la cámara.

En concreto, el presidente tomará medidas ejecutivas para indultar todos los delitos federales anteriores de posesión simple de marihuana. También ha ordenado al Departamento de Justicia que revise la clasificación de la droga en la legislación federal. Actualmente está catalogada al mismo nivel que otras sustancias más nocivas como el LSD, la heroína, el fentanilo y la metanfetamina. Funcionarios de la Casa Blanca dijeron que hubo 6.500 personas condenadas por posesión simple de marihuana bajo la ley federal entre 1992 y 2021. Miles más se enfrentaron a condenas estatales.

«Nadie debería estar en la cárcel solo por usar o poseer marihuana», dijo Biden en un video. «Es legal en muchos estados, y los antecedentes penales por posesión de marihuana han causado barreras innecesarias para el empleo, la vivienda y las oportunidades educativas. Y eso es sin abordar las disparidades raciales en torno a quién sufre las consecuencias».

Los funcionarios de cualquier administración suelen rechazar la sugerencia de que sus medidas están motivadas puramente por la política. Pero la decisión de Biden en este asunto representa el cumplimiento de una promesa de campaña, y se lleva a cabo apenas unas semanas antes de las elecciones intermedias, por lo que es difícil no ver esto como un movimiento altamente político.

La medida de Biden, por ejemplo, complacerá a los defensores de los derechos civiles y de la reforma de la justicia penal, ya que los estadounidenses de raza negra, un grupo demográfico clave para el Partido Demócrata, tienen más del triple de probabilidades de ser detenidos por posesión de marihuana, según la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés).

Y al igual que con su plan de condonar hasta US$ 20.000 de la deuda federal por préstamos estudiantiles, la decisión de este jueves parece un intento de entusiasmar a los votantes más jóvenes, que están cada vez más abiertos al uso recreativo de la marihuana y que son notoriamente difíciles de llevar a las urnas, especialmente en las elecciones intermedias. Las esperanzas demócratas de evitar una ola roja republicana en noviembre se han visto impulsadas por el aumento del entusiasmo de las bases tras la decisión de la Corte Suprema sobre el aborto, una tendencia que los indultos a la marihuana de Biden podrían extender. Aun así, dos nuevas encuestas de CNN en Arizona y Nevada, dos estados cruciales a definir para el Senado, muestran que la economía y la inflación siguen siendo los temas más importantes para los votantes y suponen una fuerte amenaza para los candidatos demócratas dado su monopolio del poder político en Washington.

Un demócrata hizo un intento inmediato de explotar el movimiento de Biden para su campaña. Beto O’Rourke, que está montando una apuesta de largo alcance para desbancar al gobernador republicano de Texas, Greg Abbott, emitió un comunicado en el que prometía: «Cuando sea gobernador, finalmente legalizaremos la marihuana en Texas y borraremos los antecedentes de los detenidos por posesión de marihuana».

El público lleva la delantera en materia de marihuana

En cierto modo, el debate sobre la situación legal de la marihuana es paralelo al cambio de actitudes sociales que impulsó la lucha por la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo, en el sentido de que el público parece ir muy por delante de los líderes políticos en esta cuestión.

La marihuana es cada vez más aceptable y popular desde el punto de vista social, un factor que se está reconociendo por debajo del nivel federal con múltiples iniciativas de votación y leyes estatales que la legalizan.

Hace apenas unos meses, la encuesta de Gallup encontró por primera vez que más estadounidenses (16%) decían fumar marihuana que haber fumado un cigarrillo de tabaco en la semana anterior (11%).

Y en una investigación que puede subrayar los objetivos políticos de Biden, los Institutos Nacionales de Salud informaron en agosto que el consumo de marihuana entre los adultos jóvenes había alcanzado máximos históricos.

Alrededor del 43% del grupo declaró haber consumido marihuana durante el último año, en 2021, en comparación con el 34%, de 2016, y el 29%, de 2011.

El año pasado, Gallup descubrió que el 68% de los estadounidenses estaba a favor de la legalización de la marihuana para su uso recreativo. Esa cifra sugiere un importante apoyo bipartidista a la primera incursión histórica del presidente en el debate sobre la marihuana. Esto también se desprende de las iniciativas electorales y legislativas para despenalizar o legalizar la marihuana, desde Oregon, gobernada por los demócratas, hasta Dakota del Sur, dominada por los republicanos. Un total de 19 estados y el Distrito de Columbia han legalizado la marihuana para uso recreativo para adultos mayores de 21 años, según el Marijuana Policy Project, una organización dedicada a la legalización del cannabis.

Sin embargo, a pesar de estos cambios sociales, algunos políticos se han mostrado reacios a actuar de forma agresiva en esta cuestión. El propio Biden ha experimentado una larga evolución, pero sus medidas declaradas este jueves aún no llegan a la despenalización total de la droga. Kevin Liptak, de CNN, informó que hubo disputas dentro de la Casa Blanca antes del anuncio de este jueves, empeoradas por el escepticismo personal de Biden sobre la despenalización.

Parece que algunos políticos siguen preocupados por ser tachados de permisivos con las drogas, así como por la posibilidad de que la despenalización total de la marihuana pueda provocar un mayor consumo de drogas entre los jóvenes. A principios de este año, por ejemplo, el gobernador demócrata de Delaware, John Carney, vetó un proyecto de ley que habría legalizado el uso recreativo de la marihuana, citando la incertidumbre sobre la salud a largo plazo, su impacto en los jóvenes y la preocupación por la aplicación de la ley.

Los republicanos se abalanzan

La decisión del presidente podría influir en las campañas electorales intermedias, incluso a estas alturas. Los republicanos han basado sus esfuerzos para ganar la Cámara de Representantes y el Senado en parte en anuncios y ataques retóricos que presentan a los demócratas como antipoliciales y permisivos con la delincuencia. Conjugan una imagen de una nación acobardada por la delincuencia violenta que puede achacarse a Biden.

Abbott se apresuró a rechazar el llamamiento del presidente a los gobernadores para que emulen sus decretos, y expuso cómo podrían responder algunos candidatos republicanos.

«Texas no tiene la costumbre de aceptar los consejos sobre justicia penal del líder del partido que busca desfinanciar a la policía y de alguien que ha supervisado un sistema de justicia penal enloquecido con fianzas sin dinero y una puerta giratoria para los delincuentes violentos», dijo la portavoz de la campaña de Abbott, Renae Eze. (Biden y muchos de los candidatos demócratas de este año en las contiendas principales han dicho que no apoyan la desfinanciación de la policía).

Pero Americans for Prosperity (AFP), el grupo de defensa libertario que a menudo ha sido una fuerza en la política del Partido Republicano, elogió la decisión del presidente, subrayando cómo el tema de la marihuana no siempre sigue líneas partidistas rectas.

«Deberíamos priorizar los recursos del sistema de justicia penal en la protección de la vida, la libertad y la propiedad, no en el encarcelamiento de personas que no son una amenaza para la seguridad pública», dijo el vicepresidente sénior de Asuntos Gubernamentales de AFP, Brent Gardner.

«El Congreso debe actuar para acabar con la prohibición», continuó.

La Cámara de Representantes, controlada por los demócratas, aprobó en abril un proyecto de ley que despenalizaría la marihuana, con una estrecha mayoría bipartidista. Pero la acción se ha estancado en el Senado, dividido en partes iguales, una de las razones por las que Biden está utilizando su poder ejecutivo para actuar.

Quienes se oponen a la legalización suelen argumentar que, además de tener efectos potencialmente negativos para la salud, la marihuana puede ser una droga de «entrada» que puede conducir al abuso de otras sustancias y a un comportamiento potencialmente delictivo.

En un importante informe, publicado la semana pasada, el Comité de Estudios Republicanos, una de las principales agrupaciones del Partido Republicano en la Cámara de Representantes, dio a conocer recomendaciones políticas para los conservadores y destacó la oposición a cualquier medida para hacer que la marihuana sea más aceptada.

«La marihuana sigue siendo una sustancia controlada a nivel federal, pero eso no ha impedido que cada vez más estados y localidades la legalicen bajo sus propias leyes. Esto ha llevado a una explosión del consumo de marihuana entre los menores, lo que está teniendo un impacto enormemente negativo en su salud», dice el informe.

«El Congreso no debería legalizar la marihuana y, al mismo tiempo, debe tomar medidas para limitar la capacidad de esta nueva industria de perjudicar a los niños».

Aunque la marihuana es considerada por muchos consumidores como menos dañina que el alcohol o el tabaco, el propio Gobierno de Biden advierte que a corto plazo puede causar cambios de percepción y desorientación. A largo plazo, según la Administración para el Control de Drogas y el Departamento de Justicia, la droga puede provocar «dependencia física y síndrome de abstinencia tras su interrupción, así como adicción o dependencia psicológica».

Sin embargo, la medida de Biden fue acogida inmediatamente por los reformistas de la justicia penal, dadas las grandes disparidades raciales en las detenciones relacionadas con la marihuana.

«El decreto del presidente Biden es transformador para las vidas de miles de personas y familias perjudicadas por nuestras leyes inservibles sobre el cannabis», dijo en un comunicado el senador demócrata de Nueva Jersey, Cory Booker. «Este es un enorme paso adelante hacia un sistema de justicia penal más justo y una política de drogas más racional».

Y Maya Wiley, presidenta y CEO de The Leadership Conference on Civil and Human Rights, dijo que Biden había enmendado un error histórico y advirtió que la «guerra contra las drogas» había perjudicado a las comunidades de color.

«A pesar de la legalización de la marihuana en muchos estados, la prohibición federal ha dado lugar a demasiadas detenciones y procesamientos de personas negras y morenas, alimentando el encarcelamiento masivo y la devastación de nuestras comunidades», dijo Wiley.

«Todo el mundo en Estados Unidos, independientemente de su raza u origen, tiene derecho a vivir con seguridad, a mantener a sus familias y a construir el futuro que desean. Instamos al Congreso a que apruebe una legislación integral de reforma de las drogas y la envíe a la mesa del presidente».

CNN

 

211 Vistas
A %d blogueros les gusta esto: