Resuelve mis prioridades y me vacunaré

ContigoNews.com enero 29, 2022

Por Ana Maria Toribio

Se requiere una acción gubernamental significativa ante las prioridades de la poblaciòn para recuperar su confianza  y asi lograr la vacunación masiva.

Nueva York. – Se requiere una acción gubernamental significativa para recuperar la confianza de la población y con esa confianza vendria la vacunación masiva.

La gente tiende a restar importancia a las obligaciones sociales en favor de un bien común, por ejemplo, la masiva vacunación, dependiendo si sus prioridades están resueltas.

Para muchas personas el Covid-19 y sus variantes es una amenaza mortal o de alto riesgos, mientras que para otros es una enfermedad más en comparación a las tantas dificultades por las que atraviesan como lo es la preocupación por la escases de los servicios básicos, la alimentación, la seguridad social (vivienda en condiciones aceptables, electricidad, servicios médicos, etc.), ambiente con buenas condiciones para vivir sin miedos, son algunos elementos que contribuyen a la estrecha relación de una meta en comunidad.

Un habitante del Sur del Bronx, que tiene dos trabajos nos contó, que se desenvuelve entre traficantes de drogas, policías hostiles y tiroteos. “No quiero que mis hijos vean lo que yo he visto”, relató. Otro hombre dijo que perdió su trabajo durante la pandemia y volvió a caer en la adicción. “La mayoría de mis amigos están muertos o en la cárcel”, comentó.

Ninguno de los dos piensa vacunarse. Sus dudas no son irracionales: cuando se ve en el contexto de las otras amenazas que enfrentan, la covid ya no parece especialmente aterradora.

Instituciones como la OMS gastan sumas considerables en promover y realizar la vacunación contra el Covid-19 en Estados Unidos. Los habitantes de Kandahar hablan de la poliomielitis de una forma que recuerda mucho a la forma en que los residentes del Bronx hablan de la covid. “Nos morimos de hambre y las mujeres mueren al dar a luz”, nos dijo un anciano de esa comunidad, “¿por qué se preocupan tanto por la polio? ¿Qué es lo que realmente quieren?”.

No vamos muy lejos, recientemente han ocurrido hechos fatales en los cuales las balas perdidas han matado a personas inocentes por los peligros que existen en sus barrios. La falta de seguridad en las calles y la falta de educacion de sus habitantes que han nacido y crecido dentro de una comunidad de violencia, es un factor que han tenido como ejemplo de vida. Estos residentes piden a gritos, al gobierno, que le asegure que no seràn baleados al llegar a sus hogares o al caminar en sus calles.

Aquí es donde las instituciones gubernamentales tienen la obligación y el deber de tomar acción. Los gobiernos a través de sus instituciones, deben trabajar para que la población crea y confíe en ellos resolviendo los problemas que los agobia.

La campaña de vacunación contra el Covid-19 y la variante ómicron en Estados Unidos no es suficiente para resolver este problema. No importa lo tanto que ofrezcan, esto se ha convertido en un fenómeno mundial cuyas causas que la envuelve son las mismas.  Los gobiernos de todo el mundo han recortados servicios básicos, por lo que la gente no quiere cooperar con el gobierno ya que sus prioridades no son suplidas, hay una profunda desconfianza en las instituciones locales e internacionales. Esta desconfianza y el desinterés que muestran los gobernantes hacia las poblaciones más vulnerables ha socavado la solidaridad social.

La aceptación de la vacuna contra el COVID-19, es muy alta entre la gente rica porque la covid es una de las amenazas más graves que enfrentan. Sin embargo, para las personas más pobres y de clase trabajadora, sus amenazas son otras, no solo es el virus, según datos estadísticos consultados.

El gobierno se ha convertido en un instrumento selectivo y clasista. Quienes pagan más impuestos al estado tienen mejores condiciones de vida en todos los sentidos. Por tanto, el que poco tiene es ignorado por las instituciones del gobierno, según las quejas de personas entrevistadas.

A falta de confianza y desigualdad, no hay obligación mutua, ni sentido del bien común.

Foto: argumentopolitico.org

 

200 Vistas
A %d blogueros les gusta esto: