¿Por qué la Unión Europea en bloque no ha reconocido a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela?

0
12

ContigoNews.com 5 febrero, 2019

Las normas de las instituciones europeas, las afinidades ideológicas entre gobiernos, los problemas de política interna en cada país y el peso de la geopolítica internacional juegan en el tablero de los apoyos o rechazos al líder opositor venezolano.

Este lunes, en una seguidilla de declaraciones, un total de 19 países de la Unión Europea (UE) expresaron su apoyo y reconocimiento a la legitimidad del presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, como presidente interino de la república, con el propósito fundamental de que convoque en el menor plazo posible unas elecciones libres y democráticas que permitan una solución al agudo conflicto político que vive la nación suramericana.

La primera en manifestar su apoyo a Guaidó fue España, un país con históricos lazos con Venezuela donde residen 165,000 de sus nacionales y que había dado un ultimátum al gobernante socialista Nicolás Maduro para convocar comicios presidenciales creíbles, el cual expiró el domingo. Le siguieron en cascada Portugal, Alemania, Reino Unido, Dinamarca, Holanda, Francia, Hungría, Austria, Finlandia, Bélgica, Luxemburgo, República Checa, Letonia, Lituania, Estonia, Polonia, Suecia y Croacia.

La lista de 39 países de todo el mundo que han avalado al joven líder opositor venezolano incluye a otras naciones europeas que no pertenecen a la UE como Kosovo, Islandia, Albania y Macedonia.

Lo llamativo es que entre los 28 miembros de la Unión Europea no hay unanimidad sobre Venezuela, si bien el pasado 26 de enero la comunidad emitió un comunicado para manifestar su apoyo al parlamento venezolano y hacer un llamado urgente a la convocatoria de nuevas elecciones.

En aquel comunicado, la UE advertía que “tomaría más acciones, como el reconocimiento “del liderazgo en el país en línea con artículo 233 de la Constitución venezolana”, que invoca Guaidó como el fundamento legal que le permite asumir la función ejecutiva. Luego, el 31 de enero, anunció la creación de un “grupo de contacto internacional” que busca proponer una solución electoral al conflicto venezolano al cabo de 90 días.

En paralelo, el Parlamento Europeo, un órgano elegido por los ciudadanos de países miembros, reconoció a Guaidó como presidente interino de Venezuela al adoptar una resolución aprobada con 439 votos a favor, 104 en contra y 88 abstenciones.

¿Por qué lo que se ha conseguido con el Parlamento Europeo no ha sido posible en el conjunto de la Unión Europea con relación a la legitimidad de Guaidó? Al menos cuatro variables pueden explicar el fenómeno: las normas internas de cada institución, las afinidades ideológicas entre gobiernos, los problemas de política interna en cada país y el peso de la geopolítica internacional.

El dilema de las decisiones por mayoría o por consenso

Desde lo meramente procedimental, las decisiones en ambas instituciones usan métodos diferentes.

En el Parlamento Europeo, cómo lo dice la normativa, en la mayor parte de los casos se adoptan por mayoría absoluta de los votos emitidos.

Fue lo que pasó cuando se sometió a consideración la propuesta referida a Venezuela. La resolución parlamentaria fue impulsada por el grupo popular europeo y contaba por anticipado con el apoyo de los socialistas (con algunas abstenciones), los liberales, y los conservadores británicos y polacos, un resultado que reflejó la división y las dudas que el reconocimiento de Guaidó genera en el ámbito europeo.

El voto negativo provino sobre todo de las filas de la izquierda radical que guardan afinidad ideológica con Maduro; de los llamados euroescépticos y de los verdes. Pero curiosamente, también se abstuvieron los representantes del Movimiento Cinco Estrellas y la Liga, los dos partidos que comparten el Gobierno en Italia, uno de los países más reacios a romper definitivamente con el régimen socialista y abogan por la no injerencia extranjera en los asuntos de la República Bolivariana. Univision

 

Volume 90%
VER VIDEO

TVG

El Grupo de Lima rechaza una intervención militar contra el régimen de Nicolás M…

 / 

El Grupo de Lima rechaza una intervención militar contra el régimen de Nicolás Maduro

En el caso de la Comisión Europea, las cosas cambian. La alta representante para la Política Exterior y Seguridad y vicepresidenta, Federica Mogherini, explicó que el reconocimiento de Guaidó como presidente interino no es competencia de la Unión Europea, sino que depende de cada uno de sus Estados miembros.

Mogherini subrayó que existe “una posición común europea” sobre Venezuela que los Veintiocho han expresado en las últimas semanas y que está “clara y consolidada”. Pero no tanto: nueve países de la Unión han mostrado sus reservas con relación a este tipo de pronunciamientos, entre ellos Italia y Grecia.

“Pareciera que la UE trabaja la crisis en varios planos: por una parte busca la salida política y por otro apoya a uno de los polos políticos en conflicto”, considera Carlos Romero, un internacionalista citado en el sitio Efecto Cocuyo.

Todos los caminos conducen a Roma

En una entrevista del Corrieri della Sera publicada este lunes, el presidente interino venezolano señaló: “No es fácil para nosotros entender la política italiana o las dificultades internas de su gobierno para tomar ciertas posiciones”.

El caso es todavía más sensible por la importante y querida colonia italiana radicada en Venezuela de 140,000 personas, de acuerdo con datos consulares. Entre 2013 y 2017, Roma concedió 17,572 ciudadanías a descendientes italianos, según el diario El Nacional. Muchos han terminado regresando a su país de origen debido a la severa crisis de todo orden en Venezuela.

Pero una realidad es la que se vive en Caracas y otra en las esferas política de Roma. Los populistas de la Liga Norte (extrema derecha) y el Movimiento 5 Estrellas (M5E, antisistema) gobiernan con un precario equilibrio parlamentario basado en hipotecas y cesiones políticas.

El subsecretario de Exteriores de Italia, Manlio Di Stefano, ha dicho que “Italia no reconoce a Guaidó porque estamos totalmente en contra del hecho de que un grupo o un grupo de países terceros pueda determinar las políticas internas de otro país”.

“El mismo error se cometió en Libia y hoy en día es reconocido por todos. Debemos evitar que suceda lo mismo en Venezuela”, aduce Di Stefano.