El covid-19 está fuera de control en Brasil. Entonces, ¿por qué algunos funcionarios flexibilizan las medidas restrictivas?

ContigoNews.com abril 13, 2021

Por Marcia ReverdosaRodrigo Pedroso

Sao Paulo (CNN) — La semana pasada, Brasil vivió su día más mortífero desde el inicio de la pandemia, con 4.195 personas muertas en solo 24 horas. El estado de Sao Paulo y la ciudad de Río de Janeiro se encuentran entre los peores del país por muertes por covid-19. Sin embargo, ambos tenían planeado aliviar las restricciones de movimiento a partir de este lunes.

Las autoridades de Sao Paulo justifican la reapertura señalando que las tasas de ocupación en las unidades de cuidados intensivos en el estado han caído del nivel de crisis del 90,5% al 88,6%. «Esta medida muestra claramente que el esfuerzo realizado en las últimas semanas está comenzando a dar resultados», dijo el vicegobernador Rodrigo García en una conferencia de prensa el 9 de abril.

Pero las cifras diarias siguen siendo muy sombrías: solo el viernes, el estado registró más de 20.000 casos nuevos.

Mientras tanto, en la ciudad de Río de Janeiro, las tasas de ocupación de las unidades de cuidados intensivos (UCI) son superiores al 92%. Sin embargo, el alcalde Eduardo Paes ha decidido aliviar las restricciones. «Esta es una respuesta para quien piense que las restricciones no sirven para evitar fiestas y aglomeraciones. Nuestra realidad no permite el confinamiento», dijo Paes en una rueda de prensa celebrada el viernes, agregando que los comerciantes y la población en general sufren económicamente de tales medidas. Aún así, dijo: «Este no es momento para relajarse».

Aliviar las restricciones es lo opuesto a lo que muchas instituciones y especialistas médicos dicen que Brasil necesita: un confinamiento nacional y coordinado. Por el momento, Brasil solo ha vacunado completamente al 2,8% de su población, algo más de 6 millones de personas, en un país de 210 millones.

Actualmente, los sistemas de salud públicos y privados de Brasil están bajo una inmensa presión, con las UCI en al menos 17 estados con más del 90% de ocupación. La medicación de intubación y el oxígeno se han agotado repetidamente en algunos puntos durante la pandemia. El jueves, el Consejo Nacional de Secretarías Municipales de Salud declaró que alrededor de una quinta parte de todas las ciudades del país estaban en riesgo de quedarse sin oxígeno médico durante los próximos diez días.

Solo un confinamiento puede evitar que abril sea «incluso peor» que marzo, el mes más fatal de la pandemia en el país hasta ahora, con 66.573 muertes registradas, según la Fundación Oswaldo Cruz (Fiocruz), un centro público de investigación biomédica que actualmente está trabajando con el fabricante de vacunas AstraZeneca.

«Los confinamientos son un remedio amargo, pero son absolutamente necesarios en tiempos de crisis y colapso del sistema de salud como el que atraviesa el país ahora. Solo esto evitará más muertes y salvará vidas de manera efectiva», escribieron científicos de la Fiocruz en un reciente informe.

La oficina de las Naciones Unidas en Brasil también ha pedido que el país imponga restricciones de movimiento y ha advertido que una tasa de mortalidad acelerada y la ausencia de un plan nacional coordinado están «llevando al país a una catástrofe».

Brasil nunca ha tenido un confinamiento real

Desde que comenzó la pandemia, Brasil ha visto un mosaico de restricciones locales sobre el movimiento o la actividad, pero nunca llegaron a ser un confinamiento general efectivo, dijo a CNN el neurocientífico Miguel Nicolelis.

Nicolelis, un destacado científico brasileño, creó uno de los primeros comités científicos del país para estudiar el coronavirus y desarrollar tácticas para contrarrestar la enfermedad, y ha asesorado sobre estrategias regionales de covid-19. Él y otros expertos médicos y grupos de la sociedad civil son parte de la campaña «Abril por la vida» de Brasil, que pide al gobierno federal que imponga un confinamiento nacional inmediato.

«El confinamiento es cuando se restringe el flujo de personas: calles, carreteras, vuelos, además de lograr un aislamiento social estricto. Eso nunca se ha logrado ampliamente en Brasil, solo tuvimos algunas excepciones», dijo Nicolelis. «En general, tuvimos la aplicación de algunas medidas restrictivas con bajos niveles de adherencia por parte de la gente».

«Abril por la vida» estima que un confinamiento nacional estricto durante 30 días, con reglas estrictas sobre el movimiento de personas, podría salvar 22.000 vidas.

«Si miras las curvas brasileñas en Río de Janeiro e incluso en São Paulo, ves picos y valles. Picos de muerte, luego cierran temporalmente algunas cosas y ves una pequeña caída, pero la caída no es sostenible. Al final, no se frena la transmisión del virus de manera eficiente, sino que se crea un entorno para que surjan nuevas variantes», dijo Nicolelis.

Dice que Brasil necesita un mayor liderazgo federal, un despliegue acelerado de vacunas y un confinamiento nacional impuesto por el Gobierno federal en el que solo se permitan los servicios esenciales y la mayoría de los movimientos estén prohibidos.

«El virus es un organismo colectivo, y solo es posible combatirlo colectivamente. De nada sirve cerrar una ciudad si queremos dejar el resto abierto, necesitas una acción coordinada, de lo contrario, el virus seguirá creciendo», dijo.

Sin embargo, las autoridades brasileñas se han resistido a adoptar tales medidas para contener la propagación del virus. El Gobierno federal, encabezado por el presidente Jair Bolsonaro, de hecho ha mostrado una feroz oposición a la imposición de restricciones, por preocupaciones por la economía.

«Quien cerró los mercados y comercios y obligó a la gente a quedarse en casa, no fui yo», dijo Bolsonaro el sábado, durante una visita a la periferia de Brasilia, refiriéndose con desdén a los alcaldes y gobernadores que han adoptado medidas restrictivas locales.

«Tengo el poder de firmar un documento para decretar un confinamiento en todo el país, pero esto no se hará y nuestro ejército no saldrá a las calles a imponer que la gente se quede en casa», declaró el presidente sin mascarilla.

Su recién nombrado Ministerio de Salud, Marcelo Queiroga, también ha rechazado la idea. «La orden (del presidente) es evitar el confinamiento», dijo Queiroga el 3 de abril.

Los confinamientos locales han funcionado

A tres horas de Sao Paulo, Edinho Silva es uno de los pocos alcaldes de Brasil que ha ido contra corriente.

Impuso un confinamiento total en la ciudad de Araraquara, cerró el comercio, incluidos los supermercados y el transporte público, y prohibió la circulación de personas durante 10 días en febrero, una decisión que provocó amenazas de muerte en su contra.

Dio el paso dramático después de ver que los hospitales en la ciudad orientada a la agroindustria comenzaban a llenarse. La ciudad de 250.000 habitantes fue la primera en el estado de Sao Paulo en ver colapsar su sistema de salud bajo el peso de los nuevos casos de covid-19, lo que obligó a trasladar los casos graves de las UCI abarrotadas a otras ciudades.

«(Confinar) fue una decisión dura que requirió sacrificios, especialmente de los pequeños y medianos empresarios, porque no hay ayuda financiera para ellos en Brasil. Pero con la curva de contagio que teníamos, no había nada más que hacer», dijo Silva.

Poco después, comenzó a recibir amenazas de muerte de simpatizantes de Bolsaro, le dijo Silva a CNN. «¿Alguien sabe dónde vive el alcalde Edinho? Solo quiero una ronda (de pelea) con él. Luego lo voy a apuñalar de abajo hacia arriba», dijo un hombre en las redes sociales, según Silva. La policía ahora está investigando las amenazas.

A pesar de los riesgos personales, el enfoque estricto de Silva parece haber funcionado.

Desde el final del confinamiento de 10 días, algunas restricciones se han mantenido en la ciudad, incluido un toque de queda nocturno de 9 p.m. a 5 a.m. y horario limitado para bares y restaurantes, y el número de casos y muertes por covid-19 de Araraquara ha disminuido constantemente.

Durante tres días consecutivos la semana pasada, Araraquara no registró muertes debido al covid-19. Es una pequeña señal de esperanza, pero que se destaca en medio de la acelerada crisis del coronavirus en Brasil.

«El confinamiento no es una elección, lo impone la realidad», dice Silva. «Si no lo adoptas, apilarás ataúdes, no hay otra forma».

CNN EN ESPAÑOL

112 Vistas
A %d blogueros les gusta esto: