Cómo opera ICE en sus redadas masivas para arrestar a inmigrantes indocumentados

0
93

ContigoNews.com 28 junio, 2019

El presidente Donald Trump advirtió que su gobierno detendría a «millones» de indocumentados. El Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE), que cumple esa tarea, no ha adelantado detalles sobre cómo cumplirían ese objetivo. Lo que sí se conoce es cómo han funcionado las redadas practicadas por ICE hasta ahora para detener a inmigrantes sin papeles. Aquí te lo explicamos.

Los inmigrantes están alarmados por la amenaza de Donald Trump de llevar a cabo redadas con arrestos masivos de familias indocumentadas en 10 ciudades del país, un plan que, según dijo el presidente el sábado, retrasaría dos semanas. ¿Y cómo lo hará el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE)? Pues usando las mismas tácticas que las autoridades han aplicado regularmente desde 2003 y con las que han acumulado miles de detenciones. Para los activistas, la diferencia con aquellos años es que en este caso el solo anuncio persigue aumentar el miedo en la comunidad pero no resuelve las fallas que han sido denunciadas en el sistema de inmigración.

La forma en la que se conoció la noticia podría estarle dando un toque diferente, pues los voceros del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) aseguraron desde el anonimato que la operación tenía en la mira deportar a familias.

Aunque es poco usual que el objetivo sean estos grupos, no es la primera vez que se ejecutan detenciones a padres, madres e hijos. Tanto el gobierno de Barack Obama como el de Trump han incluido en sus operaciones a grupos familiares. Pero Lynn Tramonte, directora de la organización Ohio Immigrant Alliance, nota algunas diferencias entre estas redadas y las que ocurrieron en años anteriores.

Admite que en el gobierno de Obama hubo familias arrestadas por ICE, pero precisa que nunca en las cantidades que Trump ha prometido ni con tan alta exposición pública de las operaciones: aseguraron que empezarían con unas 2,000 familias con órdenes de deportación. Tramonte teme que el daño colateral a la comunidad inmigrante pueda ser peor, que resulten detenidas muchas más personas que las que están en las listas de ICE y que se arreste a quienes están en medio de procesos de apelación para permanecer en el país.

Para Tom Jawetz, vicepresidente de políticas migratorias del Center for American Progress, la llamada ‘Operación Familia’ que promueve Trump solo demuestra la «negligencia» de su gobierno al hacer políticas sin analizar las consecuencias, como pasó con la separación de familias, cuyos procesos no estaban claros para los agentes y, como consecuencia, más de 2,000 niños fueron alejados de sus padres. Jawetz reconoce que aunque Obama fue conocido como ‘el deportador en jefe’, intentó planificar y corregir procedimientos. A base de memorandos, por ejemplo, procuró mantener unido al menos a un padre —normalmente la madre— con los hijos, ya fuera en centros de detención de ICE o en libertad mientras continuaba el proceso de deportación.

«Esta administración no está tratando de resolver los problemas. Busca crear el caos para generar más miedo», dice Jawetz. «Y no creo que esté buscando frenar el caos, es desde ese punto que ve sus políticas».

A continuación te explicamos cómo ha operado ICE en sus redadas y cuáles son algunos de sus límites:

¿Qué pueden hacer y qué no?

De los ‘detainers’ a las visitas a oficinas y casas

John Moore/Getty Images

ICE es la agencia federal a cargo de arrestar y deportar a todo inmigrante que carezca de un estatus para permanecer en el país. Por lo general, sus agentes visten de negro y llevan un chaleco que los identifica como empleados federales con las siglas ‘ICE’ o ‘HSI’: las primeras correspondientes al Servicio de Inmigración y Aduanas; las segundas a la Unidad de Investigaciones de Seguridad Nacional, un brazo del departamento del mismo nombre (DHS).

Un método común de hallar a las personas para detenerlas es a través de los llamados ‘detainers’, un acuerdo entre ICE y las cárceles locales del país para mantener bajo arresto a inmigrantes que consideran «deportables» aunque estén a punto de ser liberados de una prisión. Sin embargo, esta forma de cooperación se ha vuelto impopular entre los gobiernos locales, que se niegan a hacer el trabajo de las autoridades federales.

Justo tras el anuncio de las redadas masivas, algunas autoridades de las ciudades en la mira de ICE aseguraron que no cooperarían con la agencia ni para ejecutar ‘detainers’ ni para darles acceso a las bases de datos de sus policías.

Pero ICE también arresta a inmigrantes usando un viejo método: el de localizar a determinadas personas que tienen plenamente enumeradas en listas. Con esos datos se aparecen en sus comunidades, casas y lugares de trabajo, preguntan por ellos y los detienen.

Si las autoridades tocaran la puerta de una casa, los inmigrantes tienen el derecho de no abrir ni permitir a los agentes el ingreso a la vivienda, a menos de que tengan una orden judicial firmada por un juez que puedan pasarle por debajo de la puerta —una orden de deportación no es lo mismo que una orden judicial. También tienen derecho a guardar silencio y pedir un abogado. Y si les preguntaran dónde nació o cómo ingresó a Estados Unidos, pueden negarse a responder. Los oficiales de ICE no pueden obligarle a abrir la puerta, a responder sus preguntas o a firmar un documento.

Cuando llegan a un lugar de trabajo, por lo general retienen a los empleados; los separan en grupos, de acuerdo al estatus migratorio, y los van llamando individualmente para verificar si tienen papeles o no. Bajo estas circunstancias también tiene derecho a hablar con un abogado y a negarse a ser clasificado en un grupo específico. Puede sencillamente colocarse en un área no designada para un grupo particular —diferente a la establecida para los que califican como ‘con papeles’ o ‘sin papeles’.

¿Cómo han actuado en redadas anteriores?
Desde personas a grupos grandes al mismo tiempo

ICE

El año fiscal pasado, la unidad de deportaciones de ICE arrestó a 158,500 inmigrantes que se encontraban ilegalmente en el país, el mayor número desde 2014 según reportes de la agencia AP. ICE aseguró entonces que más de la mitad eran criminales condenados.

Uno de los operativos que mayor atención ha recibido en los últimos meses fue el ocurrido el pasado mes de abril en una empresa de ensamblaje y reparación de celulares en Allen, Texas: la unidad de Investigaciones de Seguridad Nacional arrestó a 280 de sus empleados. Aseguró entonces que era la mayor redada que habían realizado en una década.

En este caso, los empleados contaron a Univision Noticias que los agentes de ICE llegaron de manera sorpresiva y que un helicóptero sobrevolaba el área. Algunos trabajadores salieron corriendo e intentaron esconderse, pero fueron hallados poco después por los funcionarios. Todos fueron clasificados por grupos, entre quienes tenían papeles y quiénes no y la información fue corroborada. Quienes no pudieron comprobar su estancia legal en el país, fueron llevados en autobuses a distintos centros de detención. A ninguno se le permitió llevar consigo sus pertenencias. Por eso días después de la redada, se veía a quienes eran liberados —algunos con grillete electrónico— llegar a la empresa a buscar sus carteras y sus carros.

ICE explicó tras el operativo que habían recibido «múltiples tips de que la compañía contrataba a sabiendas a inmigrantes indocumentados, y que muchas de las personas empleadas en CVE (la empresa) estaban usando documentos de identificación falsos». Dijeron que cuando comenzaron a auditar los formularios I-9 —donde consta la autorización de trabajo de una persona— encontraron numerosas irregularidades en las contrataciones. Desde entonces, comenzó una investigación criminal que siguió su curso con la megaredada.

En otras ocasiones, como informaron esta semana, arrestan a decenas en operaciones que duran días. La semana pasada, por ejemplo, arrestaron a más de 52 personas en distintas operaciones durante cuatro díasconsecutivos en San Antonio, el Valle del Río Grande, Laredo y Austin. ICE dijo que más del 67% de los arrestados tenían antecedentes criminales por agresión, violencia doméstica, infracciones de tránsito, por conducir bajo la influencia de alguna sustancia, posesión o tráfico de drogas y reingreso ilegal al país, entre otras.

Los agentes de ICE también pueden hacer detenciones a inmigrantes sin documentos con quienes se topan mientras están buscando a otras personas. En una ocasión en 2018 en Houston, un padre fue arrestado en el estacionamiento de su edificio luego de que funcionarios de la agencia federal le preguntaran por unas personas que buscaban. En medio de la conversación, le pidieron sus papeles y al ver que era indocumentado se lo llevaron detenido.

La agencia AP refiere el ejemplo de una operación en diciembre de 2017 en Kentucky: de las 22 personas arrestadas por ICE, solo cinco estaban en su radar; al resto lo encontraron mientras indagaban.

¿Qué se sabe de las redadas que empiezan en poco menos de dos semanas?
Se realizarán en 10 ciudades

Mark Wilson/Getty Images

Según reportes de medios, las redadas iban a comenzar el domingo pasado, pero el presidente Donald Trump revirtió temporalmente su decisión y anunció en su cuenta de Twitter que daba dos semanas a los congresistas para que solucionaran los vacíos en las leyes de inmigración para el asilo, así como los problemas en la frontera sur.

Lo que se supo hasta el viernes era que se realizarían en 10 ciudades del país, entre ellas Los Ángeles, Houston, Chicago, Denver, Nueva York, San Francisco, Miami, Nueva Orleans, Atlanta y Baltimore. Fuentes del Departamento de Seguridad Nacional confirmaron a Univision Noticias que inicialmente los afectados serían unas 2,000 familias con órdenes de deportación final.

Otras fuentes dijeron al diario The Washington Post que la agencia estaba planeando usar habitaciones de hotel para detener temporalmente a los niños y sus padres hasta que todos los miembros de las familias estuvieran reunidos y listos para ser devueltos a sus países. Además, las autoridades aseguraron que podría haber personas que no puedan ser expulsadas inmediatamente sino dejados en libertad con grilletes electrónicos. También se conocieron declaraciones de funcionarios que prefirieron no dar su nombre pero que explicaron que el procedimiento no estaba claro.

A pesar de este anuncio, el jefe de la Policía de Houston, Art Acevedo, recordó que las redadas rutinarias de ICE no han cesado. «Creo que lo que la gente olvida es que estas operaciones ocurren regularmente», dijo a AP.

Mientras corre el plazo dado por el mandatario, las organizaciones de derechos humanos insisten en que los inmigrantes tengan un plan B para defender sus derechos en Estados Unidos.

Para Tramonte, el anuncio es una muestra más de cómo el gobierno de Trump quiere sembrar el miedo permanentemente en las comunidades: «Hace que no puedan salir de la casa sin pensar que será el último viaje al trabajo o para llevar a sus hijos a la escuela».

Univision