Cierre de gobierno le puede estar costando al país más de lo que costaría el muro de Trump

0
12

ContigoNews.com 8 enero, 2019

Los costos del cierre parcial del gobierno ya muy posiblemente exceden lo que costaría un muro, según analistas económicos. Además, están los daños a largo plazo a la economía cuando un evento de este tipo mina la confianza del público.

El presidente Donald Trump pide $5,000 millones para construir un muro en la frontera con México o no aprobará ninguna ley para acabar con el cierre parcial del gobierno federal. Sin embargo, los costos de mantener la parálisis ya muy seguramente han excedido el dinero que pide el presidente, dicen analistas económicos y expertos en administración federal.

Con base en los estimados que se hicieron durante el gobierno del expresidente Barack Obamadurante el cierre ocurrido en 2013, los costos podrían fácilmente escalar a varios miles de millones de dólares por encima de esos $5,000 millones. Un estimado hecho en 2017 de analistas de S&P Global, corporación de análisis financiero, determinó que un cierre del gobierno costaría hasta $6,500 millones por semana.

Este cierre parcial ya va para su tercera semana.

¿Pero… cerrar el gobierno no ahorraría dinero?

Puede parecer lógico que al no estar operando el gobierno ahorre dinero (dinero de los contribuyentes), pero el cierre no funciona así. De hecho, como dijo el senador Rand Paul durante el cierre de 2013, “cerrar el gobierno cuesta más que tenerlo abierto”.

A todos los trabajadores que ahora no se les está pagando se les pagará eventualmente. Esto simplemente los hace sufrir al pasar apuros para pagar las cuentas, medicina, comida, etc., pero no le ahorra dinero al gobierno. Durante el cierre del 2013, por ejemplo, se perdieron 6.6 millones de días de trabajo a costa de los contribuyentes.

Según un reporte extenso que escribió el gobierno del expresidente Obama en su momento, en el cierre del 2013 “solo en costo de la nómina de los salarios de los empleados suspendidos (es decir, la pérdida de productividad de los trabajadores suspendidos) fue de $2,000 millones”.

“Le estamos pagando a la gente por hacer nada”, le dijo a la revista Time Gordon Gray, director de política fiscal del grupo activista de centro-derecha American Action Forum. “Eso es básicamente desperdicio puro. Es una forma en que el gobierno federal básicamente toma dinero y lo tira por la ventana”.

El estudio de la Oficina de Gerencia y Presupuesto (OMB en inglés) de 2013 estimó que el cierre de ese año redujo el crecimiento del PIB de un trimestre en 0.2 – 0.6 puntos porcentuales, lo que equivale a entre $2,000 millones y $6,000 millones en PIB perdido.

Por qué cuesta más cerrar el gobierno que mantenerlo abierto

Multas e intereses: mientras está cerrado, el gobierno no puede hacer pagos de sus deudas, pero sí tendrá que pagar multas eventualmente por esos pagos atrasadosreportó Politifact, y además, pagar intereses sobre estos.

Menos ingresos: los ingresos del gobierno también se ven afectados, ya que no se están cobrando tarifas para entrar a parques nacionales y otros servicios similares.

Menos empleos generados: el Consejo de Asesores Económicos estimó en un informe en 2013 que en ese entonces la combinación del cierre y pasar el límite de la deuda hizo que se generaran120,000 empleos menos en el sector privado durante las dos primeras semanas de octubre.

También se dejaron de crear empleos al suspenderse los permisos federales y las revisiones ambientales necesarias para empezar y hacer funcionar proyectos de transporte y energía, detalló el informe .

Menos confianza, menos eficiencia a largo plazo: aunque algunos de los efectos son más difíciles de medir, no dejan de ser menos tangibles o dañinos. Según el reporte de la OMB de Obama, “varias encuestas han demostrado que la confianza de los consumidores y de las empresas en el gobierno se vio gravemente dañada”. Esto podría perjudicar la economía a largo plazo y empeorar la eficiencia del gobierno cuando no puedan reclutar el talento necesario para funcionar apropiadamente.

Otros efectos que detalló ese reporte fueron:

  • Las licencias y solicitudes de importación y exportación quedaron suspendidas, lo que tuvo un impacto negativo en el comercio.
  • Los préstamos federales a pequeñas empresas, propietarios de viviendas y familias en comunidades rurales también quedaron suspendidos.
  • Los préstamos del sector privado a individuos y pequeñas empresas se vieron interrumpidos porque los bancos y los prestamistas no podían acceder a los ingresos del gobierno ni a los servicios de verificación del Seguro Social.
  • No solo se ven interrumpidos los viajes y el turismo en los parques y monumentos nacionales en todo el país, también se perjudican las economías locales circundantes, como tiendas, restaurantes o gift shops.
  • Además, el gobierno enfrenta “otros costos logísticos asociados con la preparación o recuperación” de semanas de actividad estancada.

“El informe deja claro que los costos e impactos del cierre fueron significativos y generalizados”, escribió Sylvia Mathews Burwell, directora de la OMB durante el cierre pasado, “y demuestra por qué este tipo de herida autoinfligida no debería ocurrir otra vez”.