Cientos de personas celebran en todo el mundo el día internacional de viajar sin pantalones en el metro.

 Berlín, con máximas de tres grados, es una de las mecas de la ‘No Pants Subway Ride’. HAYOUNG JEONEFE

El juego, que nació en 2002, consiste, simplemente, en ir en transporte público en ropa interior (no provocativa) y tratar de no reírse en todo el trayecto

La quedada madrileña se ha suspendido «por problemas de coordinación»

Suena a chiste pero la gente se lo toma muy en serio. Este domingo, 7 de enero, se celebra en todo el mundo el No Pants Subway Ride, algo así como el Día Internacional de ir sin pantalones en el metro, y no es, ni mucho menos, la primera vez. Desde que, hace 17 años, siete hombres entraran en el Metro de Nueva York en calzoncillos a ver qué pasaba, cada enero más ciudades se suman a una iniciativa que busca, simplemente, pasar un buen rato.

Corría el año 2002 y hacía un frío de mil demonios en la ciudad que nunca duerme. De repente, en una parada sube un hombre sin pantalones. Sólo eso, sube, se sujeta a la barra del vagón, y sigue su camino. De fondo, una mujer levanta la vista del libro, extrañada. No dice nada. Su cara es un poema cuando, en la siguiente estación, entra otro hombre en calzoncillos. No interactúan, no se conocen, actúan como si todo fuese normal. Imagine el rictus de la mujer cuando, siete estaciones más tarde, la escena se repite. A la octava, alguien entra vendiendo pantalones a un dólar. Todo era una broma, o un experimento sociológico, o las dos cosas a la vez.

Aquella fue la primera de 17 convocatorias, que se han ido extendiendo a lo largo de los años por ciudades de todo el mundo. De Liverpool a Berlín, pasando por Madrid. Aunque este año, la convocatoria madrileña ha sufrido una cancelación de última hora por «problemas de coordinación». «Preparad vuestras mejores galas para el próximo enero», advierte la organización española en un comunicado en su página de Facebook.

Los requisitos para unirse a la No Pants Subway Ride son simples: estar dispuesto a quitarse los pantalones, evidentemente, llevar ropa interior adecuada, graciosa y no provocativa, y mantener una actitud natural. No vale reírse. Hay que seguir como si no pasara nada. La fecha de la convocatoria anual la decide cada diciembre Improv Everywhere, el colectivo de cómicos de Nueva York que dio inicio a esta tradición que ya se mezcla en los rituales de año nuevo de medio mundo. Y no vale alegar que hace frío: desde 2016, también hay quedada sin pantalones en Moscú. ¡Eso sí que es fuerza de voluntad!

295 Vistas

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: